EUROSPINE Patient Line

Member Login

Hernia discal - Introducción

La columna vertebral está compuesta por huesos (vértebras), separados cada uno de ellos por un resistente cojín amortiguador de golpes llamado disco intervertebral.

Las vértebras se dividen en 7 vértebras cervicales (cuello), 12 vértebras torácicas (pecho), 5 vértebras lumbares (parte baja de la espalda), 5 vértebras sacras y el cóccix. Las hernias discales pueden producirse a nivel cervical, torácico o lumbar; las zonas lumbares y cervicales son las más afectadas.

Los discos intervertebrales están compuestos por un núcleo de material mullido, similar a la gelatina, rodeado por un anillo fibroso extremadamente resistente. La “gelatina” se denomina núcleo pulposo y, si está sana, suele ser mullida. Con la edad, el núcleo empieza a deshidratarse y secarse. A su vez, pueden producirse fisuras en la parte posterior del anillo fibroso a través de las cuales puede filtrarse parte del núcleo.

¿Quién puede padecerla y cuándo?, ¿cuáles son sus causas?

La degeneración de los discos intervertebrales se produce por el envejecimiento natural de los discos. Es un proceso “normal”.

Una hernia discal, a veces también denominada “prolapso discal” puede estar provocada por:
  • factores genéticos;
  • factores físicos.
La edad media en la que suele presentarse dolor neuropático en la pierna (ciática) como resultado de una hernia discal, suele ser entre los 35 y 45 años. Parece que la frecuencia disminuye en gente de edad más avanzada.

Las actividades sedentarias hacen que exista un mayor riesgo que los trabajos que implican una actividad física intensa. El tabaquismo, la obesidad mórbida y la falta de ejercicio son también factores que contribuyen a la aparición de hernias discales.

En algunos estudios se muestra que más del 50% del promedio de la población padece una hernia discal asintomática. Se desconocen los motivos por los que una hernia discal pasa a ser sintomática. En la mayoría de casos, un tratamiento conservador puede aliviar los síntomas de una hernia discal y la protrusión suele reabsorberse en unos seis meses.

Solo una pequeña proporción de pacientes (menos del 5%) que padecen dolor en el brazo o la pierna debido a la hernia discal puede que necesiten tratamiento quirúrgico.
EUROSPINE is a society of spine specialists of various disciplines with a large knowledge of spine pathologies. All well-known and accepted treatment modalities for spine pathologies are represented by the members of the society. However, the Society cannot accept any responsibility for the use of the information provided; the user and their health care professionals must retain responsibility for their health care management.
© EUROSPINE, the Spine Society of Europe - website by bestview gmbh page last updated on 09.09.2017